Excelencia en Urología

Experiencia, rigor científico y trato humano

Nuestros Urólogos

Equipo APL

Alberto Pérez-Lanzac

Director Médico
-
Especialista en
Uro-oncólogía y Litiasis Renal

Eduardo Useros

Especialista en
Urología Funcional y Femenina – Suelo Pélvico

José Ramón Pérez-Carral

Especialista en
Hiperplasia Benigna de Próstata

Fermín Rodríguez

Especialista en
Infertilidad y Reproducción

Gabriel Huertas

Especialista en
Andrología
Todos nuestros

Centros

Solicite una cita

Puedes solicitar cita fácilmente en unos simples pasos con nuestro sistema. Elija medico, centro y la hora que prefiera.
Si tiene alguna duda puede ponerse en contacto con nosotros desde el número 916534503 o al 697463365 (Whatsapp).
Unas palabras

Sobre nuestra clínica

No se pueden obtener buenos resultados si no hay una buena especialización, por ello nos organizamos en unidades súper-especializadas y un equipo multidisciplinar. Todo ello para ofrecer buenos resultados y calidad de vida a nuestros pacientes, desde la excelencia y el rigor científico.

Urología es una especialidad médico-quirúrgica que trata entre otras áreas la litiasis renal, el cáncer de próstata, el cáncer de riñón, el cáncer de vejiga, la hiperplasia de próstata benigna, la incontinencia urinaria y el cáncer de uréter.

 

ACTUALIDAD

Apariciones en medios

Asociados a:

Impartiendo formación en:

Formados en:

Colabora con:

Excelencia en Urología

APL Clínica de Urología tiene una amplia experiencia en el tratamiento de las patologías urológicas. Desde revisiones de rutina hasta cirugías complejas y tratamientos mínimamente invasivos, son muchos los pacientes que ya se han beneficiado de tratamientos en nuestros centros.

No se pueden obtener buenos resultados si no hay una buena especialización, por ello nos organizamos en unidades súper-especializadas y un equipo multidisciplinar. Todo ello para ofrecer buenos resultados y calidad de vida a nuestros pacientes, desde la excelencia y el rigor científico. Urología es una especialidad médico-quirúrgica que trata entre otras áreas la litiasis renal, el cáncer de próstata, el cáncer de riñón, el cáncer de vejiga, la hiperplasia de próstata benigna, la incontinencia urinaria, el cáncer de uréter y la salud sexual del varón.

Nuestros centros disponen de la tecnología más avanzada para tratamientos mínimamente invasivos. Somos pioneros en cirugía robótica con robot Da Vinci, cirugías endoscópicas/percutáneas y cirugía con láser, desarrolladas en el quirófano de endoscopia, equipado con un sistema de visión endoscópica de alta resolución, radiología y ecografía que nos permite localizar la litiasis urinaria en cualquier posición del aparato urinario y destruirlas con láser o litotricia extracorpórea (ondas de choque). Además, en este quirófano “inteligente” de endoscopia podemos realizar procedimientos percutáneos y el tratamiento de la patología ureteral de alta complejidad.

QUIRÓFANO INTELIGENTE DE ENDOUROLOGÍA

En APL Urología somos pioneros en estas técnicas, prueba de ello es que disponemos de uno de los pocos quirófanos de endoscopia de estas características, equipado con un sistema de visión endoscópica de alta resolución, radiología y ecografía que nos permite localizar la litiasis urinaria en cualquier posición del aparato urinario y destruirlas con láser o litotricia extracorpórea (ondas de choque). Además, en este quirófano “inteligente” de endoscopia podemos realizar procedimientos percutáneos y el tratamiento de la patología ureteral de alta complejidad.

UNIDAD DE DIAGNÓSTICO GENÉTICO

A medida que avanzamos en el estudio del genoma, caracterizamos en detalle la base genética de diversas condiciones clínicas, incluidas las patologías urológicas. Este servicio se dirige a pacientes y familiares con casos que sugieren un componente hereditario de la enfermedad. En tales casos, se recomienda realizar un estudio genético para proporcionar el servicio más completo de asesoramiento genético en urología. Si se confirma que la patología tiene una base genética, se puede determinar qué miembros de la familia tienen un riesgo incrementado y cuáles no. Aquellos en riesgo pueden beneficiarse de un seguimiento adecuado para la detección y manejo tempranos, mientras que los que no están en riesgo pueden tener tranquilidad.

Todos los tests prescritos por el servicio se basan en la secuenciación completa del exoma, permitiendo su ampliación orientada a la clínica del paciente.

 ¿Cuándo conviene hacer un estudio genético?

– Cuando una patología presenta una aparición temprana.
– Cuando se manifiesta en varios miembros de una misma familia.
– Cuando presenta condiciones específicas, como debutar con metástasis en el caso del cáncer de próstata.

En estos casos, donde se sospecha que puede tener una base hereditaria, se recomienda el estudio genético de pacientes y familiares en el marco del asesoramiento genético.

 ¿Qué aporta el estudio genético?

El estudio genético tiene como objetivo confirmar la posible base genética de la enfermedad, proporcionando al paciente y a su familia un diagnóstico preciso y el debido asesoramiento por parte del médico genetista y del especialista en la patología. También se puede recurrir al estudio genético en personas sanas como parte de la medicina predictiva, para detectar predisposiciones a desarrollar patologías y facilitar la detección temprana.

 ¿Cómo funciona el itinerario diagnóstico?

1. El urólogo, tras el estudio del caso, prescribe la prueba que mejor se ajusta a la clínica del paciente.
2. La toma de muestra es sencilla, basta con depositar saliva en un colector específico.
3. La muestra es analizada por Veritas Intercontinental.
4. El equipo médico facilita al paciente el resultado en el marco de un asesoramiento genético post-test.

 ¿Qué puede estudiarse en la consulta?

1) Estudios orientados a la medicina predictiva y preventiva en personas sanas

Basados en la secuenciación del genoma completo:
– myGenome (Chequeo genético de 650 enfermedades con base hereditaria, orientado a individuos sanos).

Basados en la secuenciación del exoma completo:
– myCancerRisk Plus Próstata (Estudio de 48 genes, también de uso clínico).
– myCardio (Estudio de 90 genes, también de uso clínico).

 2) Estudios orientados al diagnóstico de pacientes con una patología preexistente

Basados en la secuenciación del genoma completo:
– myGenomeDx (Estudio del genoma completo orientado a la clínica del paciente).

Basados en la secuenciación del exoma completo:
– myExomeDx (Estudio del exoma completo orientado a la clínica del paciente).
– myCancerRisk Plus Próstata: estudio muy completo orientado a encontrar variantes vinculadas a cáncer de próstata, cáncer colorrectal, cáncer de mama y ovario, otros tumores ginecológicos, cáncer de piel, cáncer gástrico y cáncer de páncreas.

EL MÁS AMPLIO PORFOLIO EN PATOLOGÍA UROLÓGICAS:

Paneles Consulta del Dr. Pérez-Lanzac
Cáncer de Próstata Hereditario (22 genes)
Cáncer Renal (30 genes)
Nefrolitiasis (32 genes) (32 genes)
Urotelio (21 genes)
Síndrome de Lynch (5 genes)
Li-Fraumeni (4 genes)
Tumores Early Onset - Reducido (6 genes)
Cáncer de Vejiga (4 genes)
Sarcomas (34 genes)
Feocromocitoma (13 genes)
CAKUT (64 genes)
myCancerRisk Plus Próstata (48 genes)

LLÉVATE ESTA INFORMACIÓN A DONDE QUIERAS

CIRUGÍA ROBÓTICA. ROBOT DA VINCI

En este procedimiento, el paciente recibe anestesia general. El cirujano hace pequeñas incisiones en el abdomen del paciente, a través de las cuales, se introducen instrumentos quirúrgicos y una cámara en miniatura.

El cirujano controla la cirugía visualizando todo el procedimiento a través de la cámara con un sistema robótico que le permite realizar movimientos más precisos y delicados que los del cirujano.

Mediante esta técnica se pueden realizar las siguientes cirugías de la próstata, vejiga, riñón y retroperitoneo. Dentro de estos órganos se puede intervenir patología maligna-cancerígena como por ejemplo prostatectomía, cistectomía, nefrectomía radical, total o parcial y benigna como pieloplastia, adenomectomía o cirugía de la glándula suprarrenal.

Después de este procedimiento, el paciente se recupera en un área especializada después de la cirugía y debe permanecer, al menos, 24 horas en el hospital recibiendo los cuidados adecuados para una recuperación óptima.

La cirugía robótica es menos invasiva que la cirugía abierta tradicional, lo que mejora la recuperación y el paciente tiene menos dolor. Además, al ser más precisa se asocia a menos complicaciones quirúrgicas.

ENUCLEACIÓN DE PROSTATA CON LÁSER

La cirugía láser para la hiperplasia benigna de próstata (HBP) es una técnica mínimamente invasiva que utiliza un láser para remover parte de la próstata y aliviar la presión sobre la uretra. Esta cirugía se realiza a través de la uretra y no requiere incisiones externas.

Hay varios tipos de cirugía láser para la hiperplasia benigna de próstata, incluyendo el láser de holmio, tulio y el láser verde. Según el tipo de láser empleado se denomina HOPEP, TULEP o TUFLEP. En ambos tipos de cirugía, el láser se utiliza para vaporizar o desintegrar el tejido de la próstata y reducir su tamaño.

La cirugía láser para la hiperplasia benigna de próstata se realiza bajo anestesia y suele durar en torno a una hora. Después de la cirugía, los pacientes deben permanecer en el hospital por uno o dos días para controlar la micción y el dolor. También puede realizarse como una cirugía ambulatoria. El paciente regresa a sus actividades normales en unos pocos días.

Las operaciones láser para el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata tienen algunas ventajas frente a otros métodos, como: menor sangrado, recuperación más corta y menos complicaciones.

LITOTRICIA EXTRACORPÓREA POR ONDAS DE CHOQUE

Esta técnica utiliza ondas de choque para romper los cálculos renales en fragmentos más pequeños que pueden ser eliminados naturalmente por el tracto urinario.

El procedimiento se realiza en las siguientes fases:

Diagnóstico: se realizará una evaluación previa, utilizando imágenes para determinar la ubicación y tamaño de los cálculos renales.

Preparación: el paciente será anestesiado o sedado según las preferencias, por un anestesista para el procedimiento ESWL / LEOC.

Aplicación de ondas de choque: el paciente se tumba en una camilla y se acopla la zona lumbar a una “burbuja” que transmite las ondas de choque al cálculo renal previamente localizado. Las ondas de choque son generadas por un equipo y se transmiten a través de la piel y los tejidos hasta la piedra.

Fragmentación de los cálculos renales: las ondas de choque fragmentan los cálculos renales en partículas más pequeñas, que posteriormente, pueden ser eliminadas naturalmente por el tracto urinario.

Recuperación: finalizado el procedimiento, el paciente será monitorizado por un corto período de tiempo (unas horas) y a continuación, será dado de alta con las recomendaciones del urólogo. El mismo día del procedimiento puede tener una vida tranquila siguiendo el tratamiento y al día siguiente su actividad habitual.

PROSTATECTOMÍA ROBÓTICA

Si bien, el procedimiento quirúrgico de Robot lleva varios años practicándose para el tratamiento del cáncer de próstata, sigue siendo el más innovador y seguro en cuestión de eficiencia, menos complicaciones y recuperación posterior a la cirugía.

La prostatectomía radical se realiza a través de la pared del abdomen por medio de pequeñas incisiones, por las que se introduce una cámara y los instrumentos pertinentes para llevar a cabo la cirugía; es lo que se conoce como laparoscopia, que puede estar asistida por un Robot. Este procedimiento mejora la precisión, destreza del cirujano y los resultados.

Es fundamental que el paciente se sienta cómodo y seguro al momento de ejecutar cualquier procedimiento de cáncer y es nuestra prioridad ofrecer una asistencia física, mental y emocional.

Una vez que el paciente ha sido intervenido, la recuperación es rápida. Saldrá con una sonda y con un drenaje. Si el drenaje tiene poco débito y es limpio, se retirará en pocos días y la sonda también. La cirugía robótica ha demostrado unos resultados oncológicos excelentes y una más confortable y rápida recuperación de los síntomas de cáncer de próstata.

LIBERACIÓN URETRAL. HIPERTROFIA DE PROSTATA

Consiste en abrir la uretra prostática para mejorar la micción pero sin extraer tejido prostático. Para ello se aplica calor en forma de vapor de agua, se puede emplear una prótesis o se introduce un dispositivo por unos días que posteriormente se retira. La técnica debe ser consensuada con el enfermo según el caso.

Se realiza a través de la uretra y no requiere ninguna incisión. La ventaja es que se realiza en régimen ambulatorio, en muy pocos casos hay pérdida de eyaculación y es una alternativa válida para el tratamiento oral.

¿Quiénes se pueden beneficiar?: pacientes con elevado riesgo anestésico, pacientes ancianos, pacientes que desean preservar la eyaculación o pacientes con síntomas miccionales leves.

TERAPIA FOCAL DE PROSTATA

Consiste en destruir el foco o los focos del cáncer con un margen de seguridad dentro de la próstata. Se basa en que pequeños núcleos tumorales de baja agresividad pueden ser ablacionados con diferentes energías (crioterapia, electroporación, HIFU) para llegar a la curación.

Dado que aún faltan estudios a largo plazo con un número adecuado de enfermos tratados aún se considera un tratamiento experimental pero en pacientes correctamente indicados, ofrece unos excelentes resultados. Se asocia a unas baja complicaciones con menos efectos sobre la erección y la continencia.

En APL Urología, previamente a la terapia focal, realizamos una biopsia de próstata por fusión de imágenes para localizar exactamente el nódulo tumoral y posteriormente tratarlo. Sin esta precisión no sería posible completar este tipo de tratamientos.

El tratamiento se realiza bajo anestesia general. Una vez realizado el tratamiento el paciente es dado de alta al día siguiente sin sonda uretral.

CIRUGIA LASER DE LITIASIS RENAL

Cirugía retrógrada intrarrenal (RIRS o CRIR): este procedimiento es semejante a la ureterorrenoscopia semi-rígida pero con instrumental flexible que permite operar dentro del riñón pasando por la uretra, vejiga y uréter.

Nefrolitotomía percutánea: es un procedimiento endoscópico para extraer cálculos alojados en el riñón de mayor tamaño.

Esta técnica es menos invasiva que la cirugía abierta o laparoscópica y necesita una estancia hospitalaria más corta y una recuperación más rápida.

Cirugía endoscópica intrarrenal combinada (ECIRS): ese procedimiento combina la cirugía percutánea junto con la cirugía retrógrada intrarrenal. Consiste en abordar el sistema urinario con dos endoscopios uno directo al riñón a través de la piel y otro a través del uréter.

Ureteroscopia: este procedimiento implica la introducción de un ureterorrenoscopio que es un instrumento fino y semi-flexible, a través de la uretra y la vejiga hasta el uréter y los riñones, para extraer los cálculos renales.